Estamos tan absortos en el ruido de la ciudad que no nos permitimos escuchar a la gente que nos rodea ni a nosotros ¿Cómo es que llegamos a esto? Simple y llanamente nos comió Babylon.

Tenemos el lenguaje para crear y destruir, sin necesidad de ocultarnos gracias a él podemos hacer maravillas hacia lo que importa (personalmente); esa construcción de la fé en el ser humano por medio de las palabras necesarias buscando un nuevo orden, esa modificación, la mezcla ideal para comunicarnos y llegar al entendimiento entre seres.

La deconstrucción de la lengua debemos hacerla por medio de su estudio y enseñanza; así como un extranjero llega y aprende para comunicarse es como todos deberíamos hacer con todas las lenguas, aprenderlas no por su estucturas sino por su uso con hablantes naturales y así saber las modificaciones que durante las generaciones ha habido, sentirla en uno mismo.

Tomemos en cuenta que cada lengua es diferente, pero a la vez tienen una simbiosis gramatical por la cual podemos abordar para el aprendizaje de la misma. Esto lo vemos cuando aprendes una lengua por medio de un método de enseñanza y no de uso…

Anuncios