Durante tres horas, lluvia encendedores al ritmo del son que tocaba y unos cuantos coros al estílo panbolero se llevó el segundo concierto esperado del Caballero armado por la Reina.

Con unas cuantas frases armadas en un español entendible, su correcta pronunciación del ingles y los magníficos músicos acompañandolo Sir Paul McCartney hizo estremecer a varias generaciones en el Foro Sol con un repertorio de más de 30 canciones alentando a odos los asistentes a cantar aquellas rolas clásicas del cuarteto de Liverpool como las de solista. Los fuego artificiales en live it or die ,la gente coreando oh bladi oh blada, los discurso refiriendose a sus amigos George y John, la canción dedicada a las luces que la macrópolis le dio en las dos noches; los solos tocados mientras cantaba y quellos acordes salidos de su piano; mágnifico zurdo que toca los instrumentos de cuerda sin preocupación alguna más que de satisfacer a los oyentes.

Para el cierre sus entradas y salidas dadas al escenario agradeciendo a la gente oriunda del DeFectuoso con bromas de que todos deberíamos ir a dormir a nustras casas y con l a promesa de volver a tierra mestiza. Sargento Pimienta nos despide con sus sonidos psicodélicos para un largo camino hasta la próxima venida del último Beatle que sigue tocando para viejas y nuevas generaciones.

Anuncios