Me cago en la boca de dios porque sólo así entenderé el por qué de muchas cosas, no es necesario verlo porque sabemos que existe no es necesario orinarlo porque eso no lo insulta lo único con lo que puedes insultarlo es cagandote en él así como siempre trata de hacerlo sobre ti pero hay una gran diferencia, no lo crea no él a nosotros es un hijo de puta que sólo desea verte con la estúpida sonrisa en la boca para después mandarte el coño y surrar hasta que te asfixies pero ahora será distinto él pierde el poder que tanto desea se lo quito con mi cagada porque no se merece otra cosa.

Después de años y años de estar en la deriva follando como si el mundo se fuera a acabar buscando la mayor cantidad de coños posibles, de todos colores formas y expresiones hasta llegar al punto donde uno se siente vacío y vaciado porque allí fue a parar tu ser aparece uno espectacular es todo lo que se puede desear es el vellocino de oro la gran protectora del universo pero no te das cuenta sólo deseas folllar y follar hasta cansarte y perderte en la inmensidad del viaje orféico, pero que pasa cuando ése coño es lo mejor de tu vida porque ya no sólo es un hoyo fornicable es una mujer a la que deseas en toda su expresión buscas complacerla no sólo con tu falo sino con tu corazón; que grande es eso ahí es donde te das cuenta que dios no existe ni nosotros lo creamos es ella se merece todo pero como es costumbre y no hay que perderla porque qué seríamos sin ella un jodido ente aprisionado en los placeres trémulos de las carnes. He aprendido a no dar mi corazón porque lo destrozan ya que no importa lo que hagas digas o pienses siempre será erróneo porque para ninguna mujer existe la verdad siempre serán mentiras uno nunca podrá decir una verdad de frente no puede sonreír ante la belleza y disfrutarla, amarla porque todo se derrumba peor que un castillo de cartas; no existe nada que lo solucione porque somos perdedores andando, buscando algo bueno y puro pero no lo hay.

La mejor descripción que puedo dar sobre aquella mujer, sí ahora es mujer y no un coño porque lo demostró existen las mujeres aunque sea una y como lo han dicho los cantantes Calamaro y Sabina “aunque sé que no era la más guapa del mundo, juro que era más guapa que cualquiera” y no sólo eso es el único corazón que existe que no es complemento ni la mitad, ni ninguna de esas chingaderas que usan todos para enamorar; NO, es un corazón entero que merece todo, una mujer que ilumina cualquier lugar que merece ser tratada como lo que es.

Todas aquellas noches donde se ha gozado y no es gozar en las carnes, realmente sentir un orgasmo; sí, un orgasmo no es venirse es amar a la persona con quien estás no es hacérselo es compartirlo desear que disfrute que sienta el amor que se tiene; el amor no es el deseo por el otro, es el deseo del deseo del otro y sólo hay una forma de demostrarlo con una mirada fija y real porque sólo así te habrás cagado en la boca de dios para demostrarle que no existe pero la mujer que merece tener tu corazón sí y le estás dando toda tu alma a cambio de nada.

 

 

Luis R. González Covarrubias.

 

Anuncios