La homogeneidad en el ser, ha dejado de existir en el humano para ser un autómata; ya no follas dejas de ser animal para convertirte en una máquina que busca la perfección, la imagen perfecta, el status quo que todos desean y sólo algunos poseen, han perdido la rebeldía ya no buscan el conocimiento sólo desean el consumismo sin importar de cual se trate lo único que interesa es poseer para demostrar; qué se demuestra, qué se quiere proyectar, acaso el artista debe vender su alma para comer o sólo su creación para subsistir; la comodidad de llegar y ver más de 500 canales sin información sólo el hedonismo de impactar a cualquiera que llegue, restregar que eres mejor porque tienes más cosas, no tienes nada te has vendido al mejor postor o así lo crees porque tienes todo lo que el sedentarismo ofrece.

 Bienvenido al nuevo mundo donde pensar no es necesario, has delegado ése poder a unos cuantos por el precio de tu comodidad, you got the evolution baby ahora tienes todo virtual, en 3D para que tengas la sensación de que los objetos existen, ya no más generación matrix hemos regresado al soma y nos lo estamos acabando, exigimos cada día más porque no podemos permitir que la realidad nos absorba porque si no se proyecta en una pantalla y con lentes especiales no es real, sólo la ficción de una hiperrealidad; nos han adiestrado, han matado toda la rebeldía que quedaba, ahora es vendida en productos para el grosso cómo si fuera lo que dicta la moda que cruza de Milán a Nueva York cruzando por París; Syd Vicious es moda y no actitud live hard, die young and let it a gorgeous corpse.

Lo efímero, lo substancial, todo es uno y ninguno existe la religión de la T de Ford ya es una realidad, todo es un proceso de producción en serie porque así tendremos más; necesitamos todo lo que nos muestran porque la publicidad dicta que lo que poseemos nos dará aquella posición tan anhelada. In God we trust; cuál es, realmente existe, lo creamos o fue creado para nosotros, no importa cual sea la respuesta ya lo tenemos y sólo necesitamos creer en él para ganar un pedazo de paraíso.

Quiero el paraíso pero también quiero mi alma, cómo puedo tener las dos o es necesario escoger una, cuál me conviene, cuál puedo vender en el mercado de acciones al mejor precio sin que se devalúe. Quieres la dos vende lo demás, tu conciencia tu fe tu ser y mantendrás tu alma en el paraíso creado para todos porque será el producto de mayor valor al momento que llegues a la balanza de la vida y muerte virtual.

Anuncios