Bienaventurados son aquellos que tienen trabajo porque de ellos será el reino monetario.
Este debería ser el lema de los egresados o cualquier persona en edad laboral porque ahí radica la fe actual, ya no necesitamos de dioses, representaciones de la naturaleza o cosmogonía; ahora somos seres dependientes del cambio monetario y mientras más tienes mejor será la situación a tal grado que puedes comprar cualquier cosa, incluso a una persona.
Ya sé que habrá gente que diga que eso está mal, que es falta de valores y cualquier otro comentario moralista en torno a lo expresado anteriormente, pero cabe recordar que todo el tiempo nos estamos comprando, ya sea en una relación, en la familia o en el mismo trabajo, bueno en el trabajo no, ahí nos estamos rentando por un trabajo que probablemente no querramos y a un precio muy bajo porque en estas fechas nadie está para despreciar un cambio extra en la cartera.
Sufrimos el estrés de una ciudad, de su transporte y en especial de los mismos que la habitamos, tratamos de ser siempre los primeros en todo, en cruzar las calles en pasar de carril en subir a los vagones del metro y qué ganamos con todo esto; acaso es un “bien hecho” o “felicidades, has logrado lo que querías” error, nadie se preocupa por alguien en la caótica ciudad que hacemos crecer desmedidamente, ya no existe un espíritu en ninguno, hemos sido criados con una apatía ante todo, ya nada nos sorprende podemos ver en las noticias familias ahogándose por el caudal de un río sin sentir compasión, hemos visto esa imagen tantas veces en películas, series de televisión o cualquier lado donde la realidad es representada solamente, todo es una ficción y todos somos actores en ella.
Ya somos una ficción, nos podemos observar en una pantalla y creer que somos famosos aunque sea un instante, somos nuestra propia burla, nada nos impacta y todo nos causa una alegría indescriptible queremos consumir más y más hasta hartarnos. Somos la prueba viviente de que hemos comprado todo y todo nos ha comprado.

Luis R. González Covarrubias

Anuncios