Durante estos días he trabajado en editar los textos para una revista nueva, he leído cosas interesantes al igual que otras tantas que caen en lo ridículo, pero al final uno se entretiene o es lo que se desea por salud mental.
Unas semanas antes mientras trabaja con un amigo de la universidad en lo que deseamos sea su libro llegamos a la conclusión de que a las nuevas generaciones ya no les importa saber sobre las cosas, todo lo tienen en la inmediatez y aún así no lo toman; son la generación copy-paste no importa que es lo que están pegando lo hacen con todos sus errores o como lo descubrimos aquella noche todo es un círculo donde nadie confirma su información y en varios sitios se puede encontrar el mismo texto como si fuera de autoría propia; no nos interesa, ya lo vemos con gracia porque estamos rodeados de tanta información que nos es inútil o no queremos verificar la autenticidad. El problema es que ahí radica la mala idea de que todos saben buscar e investigar con información obtenida en la red (o en los libros), si antes la gente interesada en leer estaba mermada, ahora se encuentra peor, sé que muchos no van a leer lo que estoy escribiendo aquí y quienes lo hagan espero lo encuentren entretenido; retomando a lo que iba con lo de lectores mermados queda solo una solución y esperemos que no sea una mamada.

Luis R. González Covarrubias.

Anuncios