Todo el día por todos los medios hablan del bluemonday como si fuera una gran tragedia y ahora podemos aprovechar que estamos en el año del fin del mundo para explotar cualquier día como el más triste, el de mayor felicidad, el día para comprar el mejor paquete de viaje por el mundo en su agencia de “confianza” o para vender su alma y salvarla del inminente final que tendremos ya sea a mediados de año o en diciembre (ni ellos se ponen de acuerdo).
Ahora estamos sujetos a la idea de ser felices siempre sin importar lo que pase a nuestro alrededor. Que bonito es sonreír a diestra y siniestra (me gusta más la siniestra), complaciendo y autocomplaciendo, es una gran chaqueta mental; pero bienaventurados sean los hombres que siguen las leyes hechas por el hombre para el hombre y de Dios (otros hombres viejos y muertos) para los hombres de fe y también para los que no tienen.
La verdad hoy es un lunes cualquiera, nace gente, muere otra tanta, algunos la cagan con sus comentarios o chistes, otros pasan desapercibidos y la mayoría buscando la papa y si son carnívoros correteando la chuleta. Sólo queda hacer un comentario: felicito a la humanidad por crear una festividad a todos los días del año, así siempre tendrán algo que vender y comprar.

Feliz #bluemonday

Luis R. González Covarrubias.

Anuncios