Hace mucho tiempo que no oía la frase de ‘hay que corretear la chuleta’, ahora que salió de mi memoria me hizo recordar cuando era graciosa y un amigo decía de los taxistas que no hacían alto a la parada: ‘ha de comer carne todos los días’. Claro, esos comentarios dan risa cuando uno tiene 16 años y no tiene la necesidad de trabajar porque tiene unos buenos padres que solventan todo (incluso las idioteces como el robo de una camioneta sacada sin permiso mientras están de viaje), pero, pasan los años, uno va creciendo y esos gastos hay que irlos absorbiendo, ahora la frase de corretear la chuleta tiene sentido, y más cuando uno está de freelance.

Luis R. González Covarrubias

Anuncios