Por hoy he acabado, falta una puta hora para irme de aquí; hoy estuve a punto de decirle a mi jefa que a pesar de ella, los libros salen. Pero no es necesario por ahora, eso será el día que me vaya sea por cuenta propia o por mutuo acuerdo convenido por una parte.

Dicen que hay una vida fuera de los cubículos y edificios de oficinas al puro estilo de los 50’s o 60’s, pero ya no sé si creerlo; es cómo la pregunta que un profesor nos hizo en la universidad ‘¿Tengo nuca?’, aquí podría cambiarla por ¿Tengo una vida? Y podría responderla cómo la mayoría contestaría a la anterior ‘sí’, pero seamos viscerales, en el momento que entras a un cubículo, rodeado de gente incompetente que sólo está por estar o que cumplen con el estereotipo godinezco. Son arcaicos, aquí vienen a morir, parece un cementerio de elefantes y lo peor es que me encuentro aquí.

No quiero seguir aquí, pero cómo buen adulto contemporáneo tengo deudas que pagar y “la situación actual” no es favorable para estar buscando trabajo sin tener uno. Son una mierda, estúpidos iletrados haciendo libros de educación que tienen el cinismo de abrir la boca para defender un libro con errores de contenido diciendo que han publicado peores libros. No conocen las obras que editan, le tienen miedo al autor y lo peor, no saben ser jefes. Están a la vista sus incompetencias y quieren culpar a otro, que se metan su trabajo por el culo, tal vez, así aprendan un poco. Si en South Park aprendieron a comer por el culo y cagar por la boca, posiblemente aquí aprendan más y cuando abran su estúpido hocico no la caguen tanto. Realmente no soy el mejor para hablar de esto, he ido de un trabajo a otro, uno mas asqueroso que el anterior, y así será hasta que quiera.

>Quiero ver arder el mundo sentado en lo alto de la montaña mientras fumo. El sistema falló, no hay más por hacer, nosotros somos el sistema, nosotros lo creamos, nosotros somos responsables de él, no él de nosotros.

El trabajo no me define, pero sí ayuda a querer ver el mundo arder y sólo queden las cenizas. Frente a mi tengo un pdf con todo un libro de salud, pésimamente editado, es de mi jefa y me da risa; ya hablaron para las entrevistas y mi teléfono nunca sonó, eso quiere decir que, este año  otra vez valió madres.

Luis R. González Covarrubias

Anuncios