Son casi las tres de la mañana y sigo con insomnio, me he fumado tres toques y aún así sigo sin poder dormir, ya no sé qué más puedo hacer. Mi mente está acelerada y gira con todo lo que cruza frente al monitor, entre artículos que hablan sobre lo dañino que es navegar por internet, idioteces, páginas culturales pésimas pero que cuentan con capital para existir y tener un alcance aceptable.

Lo irónico de todo esto es que, al final ya nada me estremece, todo se vuelve aburrido, monótono e innecesario para seguir despierto; ni siquiera una caminata nocturna ayuda a tener sueño, mi cuerpo está cansado y no responde, mi mente gana y me mantiene despierto durante la noche de la última megaluna, y ¿qué tiene de maravillosa? 

Todas las noches en las que sufro de insomnio terminan en esa canción. Espero que nunca acabe en un mundo así.

Anuncios